VirusAl igual que la Primavera, un virus ha llegado a su destino: nuestros cuerpos.

El motivo de su llegada es el calor. Es un virus benigno aunque muy molesto para la gente que lo padece. Se debe a su sintomatología: vómitos, dolor de cabeza, molestias musculares y fiebre, en ocasiones muy alta.

Se transmite por contacto oral, al estornudar, por ejemplo. El cuadro clínico es similar al de la gastroenteritis.

El mejor tratamiento es seguir una dieta blanda y tener paciencia porque suele durar entre tres y cuatro días.

Así que ya sabeis: Reposo y mimitos, que no harán que el virus desaparezca, pero si que nos sintamos mucho mejor.

Anuncios