MargaritaYa pasó lo bueno del fin de semana. Me ha sentado como un buen Moët Chandon o un delicioso Dom Perignon…hacía tiempo que no me sentía tan relajada.

A veces olvidarte de la rutina diaria, evadirte de todo, es lo mejor que sienta al cuerpo.

No creas que he hecho nada del otro del mundo; el Viernes por la noche, fuimos a cenar a un restaurante precioso, tranquilo, cálido y con una carta de lo más exquisita. Evidentemente, la compañía de mi pareja, daba el toque de perfección. Saliendo de la cena, un romántico paseo hasta llegar a casa. Siempre sabe que decir para que mis ojos brillen más que el mismisimo misticismo de la luna.

Va a ser un año con muchos cambios en mi vida: me caso en 6 meses, en Sevilla, y organizar una boda desde Barcelona, es de lo más estresante, te lo aseguro. Iremos de viaje de novios a Egipto, y ya está en nuestros planes a corto plazo, encargar un niño.

Tal vez suene ñoño, querido diario, pero hoy me siento algo melancólica. Será por estar escuchando a Sabina, será porqué es Lunes, no sé porqué será. 

Anuncios