Los tiempos cambian y con ellos un cambio espectacular de tendencias.

Comenzó con el Tupperware. La marca de recipientes fue pionera no sólo en sus envases, únicos en su día, sino también en su forma de promocionarlos: reuniones en casa de mujeres.

Esta modalidad de venta a domicilio se extendió a otro tipo de productos, que en tiempos no tan lejanos eran exclusividad de las mujeres: cosméticos, cacerolas, y más.

Pero la mujer ha evolucionado, y con ella el carácter de estas reuniones de promoción comercial así que ahora se lleva el Tuppersex, reuniones en las cuales las mujeres se reunen en las casas para ver, promocionar y comprar juguetes sexuales.

En fín, ya lo dice el refrán: renovar o morir!

Vía 20minutos.

Anuncios