Dos urinarios, con forma de boca de mujer, en un restaurante de la cadena McDonalds, en Heerlen(Holanda).

De hecho, la protesta de un turista ha llevado al propietario, Giel Pijpers, a retirarlos.

Y lo hará muy a su pesar, ya que considera que “los urinarios son arte“.

Vía 20minutos.

Anuncios