Os acordareis de esta película, cierto???La dulce Amélie Poulain, no es una chica cualquiera. Desde que murió su madre su padre dedica todo su afecto a un gnomo del jardín en su casa de Montmartre, donde ella creció y donde trabaja como camarera en un bar. Su vida es de lo más sencilla: le gusta tirar piedras al río, comer frambuesas, observar a la gente y, sobre todo, dejar volar su inagotable imaginación.

Pues ya hay otro caso de gnomos viajeros…
A Allen Snyder, un ciudadano estadounidense de Morgantawn, en West Virginia, le desapareció su gnomo de jardín hace unos días.
El gnomo desapareció de su jardín sin que su dueño supiera quien se la había llevado del mismo. A los pocos días recibió esta foto con una carta.

Pueden ya pues los directores de la primera parte del film llevar al cine la segunda?

Vía 20minutos.

 

 

Anuncios