Se trata de un cartel de Se busca como los de toda la vida pero, en lugar de la fotografía de un tipo malencarado con pinta de pocos amigos, aparece medio centenar de imágenes de mujeres sonrientes. Son fotos de estudio tomadas entre 1975 y 1984 por un asesino en serie que se hizo pasar por fotógrafo de moda. El individuo está condenado a muerte por dos asesinatos, pero la policía del estado norteamericano de California quiere averiguar a cuántas de esas mujeres pudo matar o violar en realidad. El enigma se desencadenó cuando Bill Bradford, que ahora tiene 60 años y espera la ejecución de su sentencia en el penal californiano de San Quintín, fue juzgado por la muerte de dos aspirantes a modelo de 21 y 15 años en 1987. El reo gritó entonces al jurado: “Pensad en cuántas hay de las que no tenéis ni idea”. El tipo quería que le condenaran a muerte y lo logró, según informa el diario británico The Times. Ahora pasa los días apelando a instancias judiciales y escribiendo poesía, que incluso ha aparecido publicada en el periódico Los Angeles Times.

Vía El País.

Anuncios