La primera tripulación llegó a la ISS el 2 de noviembre de 2000. La basura no reciclable se mete en cápsulas de retorno rusas para que se desintegren al regresar a la Tierra.

Por cada mes que los astronautas pasan en el espacio, el cuerpo pierde un 10 por ciento de masa muscular y un 1 por ciento de la ósea. Además, la cara se les hincha porque el sistema circulatorio no tiene que hacer frente a la gravedad y llega mayor volumen de sangre a la cabeza.

En la Estación Espacial Internacional (ISS) no hay refrigerador ni congelador. Los alimentos se conservan deshidratados o termoestabilizados.

En la ISS se recicla el 90 por ciento de la orina de los tripulantes. Sólo hay un inodoro en todo el complejo, con entradas adaptadas a ambos sexos. Las heces -al igual que la orina, aspiradas por una bomba de succión- van a parar a un depósito para su conversión en abono o envío a la Tierra.

El agua es el bien más escaso en la ISS. Para asearse, los astronautas utilizan toallitas higiénicas.

Desde hace dos años, la NASA ha sustituido el pan por tortitas mexicanas. Ocupa menos espacio y se estropea menos.

Los astronautas de la Estación se cambian de ropa interior un día sí y otro no. Los calcetines polares deben durarles limpios un mes.

Los astronautas realizan tres comidas diarias. Las pueden condimentar con ketchup y mayonesa. Si quieren añadir sal o pimienta a los alimentos, sólo pueden hacerlo en formato líquido.

Los astronautas a bordo de la ISS tienen el privilegio de poder contemplar un amanecer o un ocaso terrestre cada 45 minutos. En su tiempo libre, los astronautas pueden leer, ver películas, jugar a las cartas, hablar con sus familias, hacer ejercicio e incluso tocar instrumentos musicales.

En la actualidad, la Estación cuenta con dos pequeños “dormitorios” individuales, con un saco de dormir y una ventana cada uno. Cuando hay más de dos personas en la ISS, el Comandante puede autorizar al resto de los astronautas a dormir donde les plazca (al no haber gravedad, flotan) siempre y cuando se aten a algún elemento de la nave.

Los astronautas duermen ocho horas diarias. Para despertarles, el centro de control de Houston pone música a todo volumen. Los temas, eso sí, los eligen los propios astronautas.

¿Cuál es el desayuno típico en la ISS? Cereales con pasas, tortitas, batido de vainilla, té o café y una pieza de fruta. De comida, un día tipo tienen tiras de pollo en salsa, macarrones con queso, arroz, zumo de manzana y frutos secos. Para la cena, cóctel de camarones, filete ruso, macarrones con queso, ensalada de frutas y té con limón.

Vía LosTiempos.com 

Anuncios