¿Quién de pequeño no ha puesto el diente que se le ha caido, debajo de la almohada, a la espera de que el Ratoncito Pérez la recoja y deje a cambio un regalito o algo de dinero?

Lo que siempre digo, los niños aprenden muy rápido y es tal su inocencia…

Anuncios