Lo dicho: bendita tecnología…