Fashion Victim

Parece mentira como pasa el tiempo: Ya se ha acabado la paternidad!!! Alivio para unos y para otros…

No es fácil ser madre, nadie te explica los entresijos que un hijo conlleva, y mucho menos, cuando no lo has parido, sólo te han hecho una “simple” cesárea. Porqué la cosa cambia , eh? Si pares con dolor y sufrimiento tienes una serie de puntos y premios, pero con la cesárea…eso es ya harina de otro costal.

La depresión post-parto (que la hay) es, en pocas palabras, una inmensa mierda caída con toda la mala leche desde no se sabe donde. Y allí estás tú, con el dolor de la operación, el llanto de tú  hija y el pobre marido que  no sabe por donde le vienen. Total, un caos enorme que sólo hace que acrecentarse con el paso de los días.

Hay mamás muy experimentadas y las hay que no saben por donde coger al bebé (es como la sensación de coger la pieza más valiosa del museo para sacarle el polvo) : Y si se cae?

Y aquí es donde entran los padres a coger el toro por los cuernos y se encargan del bebé por completo. Amén y a Dios gracias. La mamá se queda más tranquila, el papá más intranquilo.

Y la mamá allí permanece, sola y atontada, sin saber casi que hacer,  y es que es muy importante mantener la calma en estas situaciones!!!

Afortunadamente para nosotras que nos vemos con 20 kilos menos, llenas de estrías y con unos pechos enormes que no sirven ni para complacer al bebé ni al marido, recibímos de nuestras parejas las más estupendas muestras de amor, cariño y afecto…(suspiro, enorme suspiro).

Y esa estupenda nueva familia es un remanso de paz y bienestar, o eso dicen los libros escritos por eruditos que se ve saben del tema una jartá!!!

La vida cambia, cambias tú, cambian los demás, ya sea para bien o para mal y ahora toca esperar el resultado de estos 9 meses de larga y anhelada espera….

Así que futuros papás, futuras mamás, pensad bien en lo que deseáis, porqué puede que un día vuestro deseo se cumpla…

Anuncios