Ya sabemos todos lo agobiante que resulta ur al dentista: Normalmente sales de allí con un empaste, una caries curada, unos implantes o un blanqueador dental.

Pero ya han inventado el sistema de atraer, por lo menos, al público masculino. Cómo? Muy fácil! La chica que les visita se da una chorreadita de agua el la bata blanca, no lleva sujetador y el incauto paciente abre la boca embobado, sin prestar atención alguna a lo que le viene encima ( y la chica no es lo que se le viene encima…)

Anuncios