Afortunadamente, no voy a hablaros de ninguna enfermedad extraña, nueva, mutante, etc..

Ese “contagiosa” es la risa de mi hija Anna. El vídeo (casero) se mueve un poco, porqué mi marido cavalleto con una mano sujetaba la cámara y con la otra le hacía morisquetas a la nena para que se riera.

Aquí os dejo el vídeo para que os contagiéis un poquito con esa risa…

Anuncios